Cristo nuestro único modelo de vida

Colosas era una ciudad gentil, pero, había una gran colonia Judía allí, y como en todas partes donde hay una gran cantidad de extranjeros, es de esperarse que los locales adopten ciertas características de ese grupo étnico; la iglesia de Colosas comenzó a verse afectada por esta realidad, y surgieron ciertas herejías entre el legalismo judío y el paganismo.

En los versículos que estaremos viendo en el día de hoy, el autor incluye un llamado muy importante, incluso para nosotras en la actualidad.

Por tanto, de la manera que recibisteis a Cristo Jesús el Señor, así andad en Él; 7 firmemente arraigados y edificados en Él y confirmados en vuestra fe, tal como fuisteis instruidos, rebosando de gratitud.

El apóstol Pablo, quien está profundamente preocupado por esta Iglesia, les recuerda que, así como han recibido a Cristo el Señor, deben andar en Él, seguir su ejemplo de vida, recordando esas enseñanzas que recibieron inicialmente, les exhorta a echar raíces profundas en Cristo Jesús.

Como cristianas estamos llamadas a, de manera intencional, profundizar en el conocimiento de Jesús y Su evangelio, perseguir la madurez espiritual, sobreedificar encima de Esa roca inconmovible y permanecer firmes en lo que hemos aprendido, en lo que dice la Santa Escritura.

Finalmente, los llama a “rebosar de gratitud”, un corazón que está arraigado y sobreedificado en Jesús, como resultado desbordará agradecimiento y contentamiento porque está enfocado en las cosas de arriba, va tras los tesoros del cielo y no lo que le pueda ofrecer este mundo.

Pablo continua:

8 Mirad que nadie os haga cautivos por medio de su filosofía y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los principios elementales del mundo y no según Cristo. 

Este versículo es un llamado de alerta, la iglesia de Colosas estaba siendo impactada por falsos maestros, filósofos que estaban tratando de desviarla de lo que habían aprendido.

En el comentario bíblico de la Biblia de Estudios de John MacArthur respecto a la palabra “os engañe” (versión Reina-Valera 1960) él dice lo siguiente: Este es el término que significa “robar”.  Los maestros falsos que tienen éxito en hacer que las personas crean mentiras, les roban la verdad, la salvación y la bendición de Dios.

Hoy en día nosotras nos enfrentamos a la mayor de las guerras, una batalla ideológica que se libra en la mente, estamos rodeadas de filósofos, cada uno con su propia idea del mundo y que nos bombardean tratando de convencernos, hacernos cautivas a sus sistemas de creencias, de robarnos la verdad, y no lo hacen de manera sutil ni con verdades a medias, es con intencionalidad y alevosía, pero Pablo llama a esta sabiduría “huecas sutilezas” porque no es más que conocimiento mundano, engaño, mentira. Todo aquello que no es conforme a la Palabra, que nos invita a vivir una vida de acuerdo con este mundo y no según Cristo, es falsedad.

Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en Él, 10 y habéis sido hechos completos en Él, que es la cabeza sobre todo poder y autoridad.

Una de las corrientes filosófica dañina que estaba afectando la iglesia era que, para algunos no existía la posibilidad de que Dios estuviera dispuesto a tomar forma humana. Aquí Pablo destaca la realidad de la encarnación de Cristo, Él se hizo hombre y habitó en medio nuestro, no como un ser inferior a Dios, Él era Dios.

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. Juan 1:1

 Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan 1:14

Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Col. 1:15

Y debido a esa realidad de la deidad de Cristo, en Él hemos sido hechos completos, en Él estamos completas por la suficiencia de Su sacrifico en la cruz y Su obra expiatoria delante de Dios el Padre, como también por Su autoridad y posesión de todo cuanto existe para ayudarnos a crecer espiritualmente.

Qué maravilloso es saber que en Cristo tenemos todo lo que necesitamos para el perdón de nuestros pecados, para crecer en el conocimiento de Su evangelio y ser más como Él, para permanecer firmes mientras estemos de este lado del cielo. Por medio de Cristo hemos sido presentadas como justas ante Dios, ahora somos un linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios (1 Pedro 2:9).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.