El Verbo de vida

Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos contemplado y lo que han tocado nuestras manos, esto escribimos acerca del Verbo de vida. Y la vida se manifestó. Nosotros la hemos visto, y damos testimonio y les anunciamos a ustedes la vida eterna que estaba con el Padre y se manifestó a nosotros.  Lo que hemos visto y oído les proclamamos también a ustedes, para que también ustedes tengan comunión con nosotros. En verdad nuestra comunión es con el Padre y con Su Hijo Jesucristo. Les escribimos estas cosas para que nuestro gozo sea completo. 1 Juan 1: 1-4

Los primeros versículos de un libro de la Biblia suelen no llamar tanto nuestra atención como quizás esperemos. Sin embargo, contienen información muy relevante, abriendo así el camino al conocimiento de todo lo que Dios reveló a través del autor del libro que estamos estudiando. En esta ocasión, analizaremos los primeros cuatro versículos de la primera carta de Juan o “1 Juan”, como lo encontramos en las escrituras.

La epístola de primera de Juan posee un gran significado teológico. El autor nos exhorta vivir conforme a quien Jesucristo es. Su enfoque está en la deidad de Cristo.

Juan nos muestra un nombre con el cual se refiere a Jesús. Ese nombre es, Verbo de vida. El mayor interés de Juan era hacer que los cristianos recordemos la eternidad de Cristo, el cual ha existido desde siempre juntamente con Dios (Juan 1:1). Es casi imposible no traer a nuestra memoria la encarnación de Jesucristo para venir a la tierra con el único propósito de redimirnos del pecado. Con dicha redención traería consigo la vida eterna a los hombres.

Que glorioso es que el mismo autor fue testigo de la humanización del Hijo de Dios aquí en la tierra. Sus ojos lo contemplaron y sus oídos lo escucharon. La realidad de la persona de Jesucristo no solo impactó a Juan, también a todos los que estuvieron cerca de Jesús o existieron en aquella época de la historia.

Dios quiere que al igual que Juan nosotras proclamemos hoy la realidad de Jesucristo. Esa realidad es que, dejando Su trono, vino a la tierra y se hizo hombre. ¡El Verbo habitó entre nosotros! Hoy no podemos tocar a Jesús, esa es una experiencia que no disfrutamos al igual que Juan o Pedro. Aun así, Dios permanecerá siendo real y mora hoy en los corazones de todas las personas que han creído en que Él amó al mundo de tal manera, que entregó Su vida a favor de muchos.

Jesús es real. Hay evidencias de su paso por esta tierra. Hubo testigos fervientes de los hechos que Él dejó para que nuestra fe sea fortalecida. Hay cuatro palabras en esta porción que defienden la realidad de la naturaleza humana de Cristo: “oído”, “visto”, “contemplado” y “palpado”. Todas estas palabras afirman la existencia de Jesús como hombre.

En el versículo tres hay una exhortación a la comunión con el Padre y con Su Hijo Jesucristo. Para que exista tal comunión es indispensable comprender la existencia eterna de Cristo, Su deidad y a su vez, Su manifestación terrenal, es decir ese momento en donde el Verbo se hizo carne. Cuando decimos Verbo nos referimos a la acción. Algo que genera un actuar, un movimiento.

El gozo del apóstol estaría completo al saber que los creyentes mantenían una comunión con Dios, con el Hijo y entre ellos mismos.

Nuestra comunión con Dios crece en la medida en que conocemos más a la persona de Jesucristo. Sin importar los años que tengas siendo cristiano, algo que recomiendo es siempre ir a los Evangelios. Debemos ser evangelizados constantemente, porque somos seres humanos imperfectos, con una naturaleza caída y tendemos a olvidar fácilmente las cosas. Leer esas porciones de la Biblia que nos enseñan el caminar de nuestro Salvador mientras estuvo en la tierra, nos hará recordar Su amor por nosotros y que todo lo podemos en el que nos llamó de las tinieblas a Su luz admirable.

Que la vida de Jesús sea el recuerdo más fresco que tengas siempre en tu mente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.