Lo veo, lo quiero, lo compro… ¿agrada esto a Dios? Parte 2

En la entrega anterior pudimos aprender que el consumismo es una consecuencia de la motivación de nuestro corazón (Jeremías 17:9). ¿Qué motivó a Eva a comer del árbol prohibido? El deseo de ser como Dios. ¿Qué nos motiva a nosotras a comprar desmedidamente? El deseo de ser y aparentar lo que no somos.

¿Acaso a Dios le importa que compre o no? ¿Por qué espiritualizas las compras? ¿Qué tienen mis compras que ver con Dios?

Dice la palabra en Proverbios 10:22 “La bendición del Señor es la que enriquece, y El no añade tristeza con ella.” ¿Es una bendición llegar a casa después de algunas horas de compras y darnos cuenta de que lo que compramos realmente no era necesario? ¿Es una bendición cuando vemos que no tenemos balance para lo que realmente necesitamos? Por supuesto que no. Todo esto causa en nosotras un sentimiento de tristeza y culpabilidad.

Al comprar sin sentido o movidas por nuestras emociones, hacemos compras innecesarias que al final afectarán nuestra salud emocional, financiera y más terrible aún, nuestra salud espiritual. Entonces, la forma en que gastamos e invertimos nuestros recursos también debe dar gloria a Dios, quien es nuestro proveedor.

Ahora bien, no me malinterpreten, el tema en cuestión no es que las compras sean pecado, el pecado radica en lo que nos motiva a comprar compulsivamente. El Señor espera de nosotras que seamos buenas administradoras de los recursos que nos ha regalado, pues todo viene de Él y es para Él.

Colosenses 1:16: “Porque en El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para El.”

Santiago 1:17: “Toda buena dádiva y todo don perfecto vienede lo alto, desciende del Padre de las luces, con el cual no hay cambio ni sombra de variación.”

Hermanas, todo lo que somos y que tenemos es por gracia y misericordia de nuestro amado y bondadoso Padre Celestial, así que es nuestro deber ser sabias en todo tiempo. Las rebajas, ofertas, o promociones jamás podrán llenar el vacío que solo Cristo puede llenar en nosotras. Debemos detenernos a reconocer y admitir que necesitamos depender más de Cristo.

  • Si estamos sumergidas en circunstancias difíciles, debemos recordarnos que podemos ir a Él y en El hallaremos descanso. (Mateo 11:28,  Mateo 6:26)
  • Debemos recordar que la corriente consumista no nos acerca a Dios, y que debemos renovar nuestra mente y nuestros pensamientos. (Romanos 12:2)
  • Si estamos ansiosas necesitamos reconocer que cada día trae su propio afán. (Mateo 6:25-34)
  • Si sentimos envidia, corramos a Dios en oración para que nos ayude a contentarnos con lo que tenemos y a ser agradecidas, pues la envidia es obra de la carne. (Gálatas 5:19-21)
  • No nos comparemos con las demás. Quizás ellas tienen algo que nosotras anhelamos, pero si no ha llegado a nosotras es por un buen propósito. Busquemos al Señor, deleitémonos en El y esperemos pacientemente; Él sabe mejor lo que nos conviene. (Salmos 119:2, Salmos 40:1, Salmos 37:4)
  • Evitemos las tentaciones. (Romanos 13:14)
  • Ayudemos a otros en sus necesidades. (1 Corintios 10:24)
  • Busquemos diariamente a Dios en Su palabra y en oración para aumentar nuestra confianza en El.

Consejos prácticos:

  • Evita el uso de las tarjetas de crédito.
  • Has una lista de compras antes de salir y respétala.
  • Si realmente te sientes tentada a comprar algo que no tienes en presupuesto, hagámonos las siguientes preguntas:
    • ¿Lo quiero o lo necesito?
    • ¿Puedo costearlo sin que afecte mi presupuesto?
    • ¿Tengo que comprarlo ahora o puedo esperar?

Es mi oración que a través de estas letras Dios nos permita ver como andamos en esta parte del área financiera, nos de sabiduría para administrarnos mejor y así darle honra y honor a la buena inversión de los recursos que Él nos ha dado.

Escrito por

Hola, soy Yrahisa Mateo. Amo a Dios y mi mayor pasión es servirle y adorarle a través del canto y la enseñanza. Como miembro de la Iglesia Bautista Internacional formo parte del ministerio de servicio (ujier). Soy publicista de profesión y me dedico a las comunicaciones y a la fotografía. Laboro en el ministerio de Compassion International en República Dominicana como Photojournalist.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.