Andad en el Espíritu (1ra parte)

Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Gálatas 5:16

Lo que amo del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo es como Él nos ha salvado por gracia, pero no nos dejó solos en el estado de salvos, sino que también esa misma gracia nos santifica y nos equipa para vivir la vida que nos pide.  Jesús quiere que seamos como Él, ¡qué privilegio! Y este versículo es una muestra de esto.

Esta carta a los Gálatas y donde encontramos nuestro versículo se trata de esto, Pablo refuta totalmente la enseñanza que dice que necesitamos cumplir ritos, reglas o la ley dada por Moisés para ser salvos, es decir, añadir aparte de la fe en Cristo, mis esfuerzos para lograr la salvación. En el Capítulo 5 él nos dice que no nos esclavicemos a esa ley ni a tradiciones humanas, sino que al contrario seamos libres porque ya El hizo la obra completa (Gálatas 5:1). Sin embargo, no podemos convertir la libertad en libertinaje. La libertad no nos fue dada para satisfacer los deseos de la carne y así caer en pecado ni tampoco para hacer caer a nuestros hermanos (Gálatas 5:13). Luego en el versículo que estudiaremos Pablo nos dice la parte práctica de esta verdad: ya que somos salvos solo por la fe y no por vivir bajo la ley entonces andemos en el Espíritu lo cual traerá una vida de santidad en nosotras.

Este versículo me lleva a reflexionar en algo importante, de porqué él lo dice en este contexto, y es que nuestra tendencia es esa, el ser humano se inclina mucho a la autosuficiencia y a enorgullecerse de sus métodos o reglas para ser más independiente de Dios (Gálatas 3:3). Muchos cristianos incluso recurren a los esfuerzos personales, al pragmatismo, a la psicología, ideas humanistas, para cambiar su propia conducta y la de las demás, pero eso es caso perdido porque, como dice Colosenses 2:23, esas cosas podrán parecer sabias porque exigen una gran devoción, una religiosa abnegación y una severa disciplina corporal; pero no ofrecen ninguna ayuda para vencer los malos deseos o los apetitos de la carne, así que, una vida moral sin la ayuda del Espíritu Santo es superficial. Una vida santa es más que reglas, es primero nacer de nuevo y luego es el obrar del Espíritu Santo en la vida del creyente para perfeccionarlo, es Su obra, es Su ministerio.

¿Por qué andar en el Espíritu?

– En primer lugar, debemos andar en el Espíritu por lo que mencioné anteriormente, los malos deseos o los apetitos de la carne son reales y batallan en nuestro interior (Gálatas 5:17). Para poder vencerlos, como cristianas no debemos olvidar o ignorar que la lucha interna es fuerte, que la tentación está ahí. Siempre recuerdo lo que El pastor Otto Sánchez dice: “la vida cristiana es una batalla, la más sangrienta de todas”. Tenemos deseos y anhelos fuertes que dan como fruto el pecado. En Santiago 1:14-15 dice que cada uno es tentado cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Santiago 4:1-3 dice también: ¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? Si te fijas bien los malos deseos están en nosotras. Aclaro y espero que esto no te desaliente, no es la idea, el conflicto interno no es del todo malo. Si hay conflicto es porque el Espíritu Santo está en ti y te está guiando a estar en guerra con esos malos deseos y no satisfacerlos.

Ahora bien, si no andamos en el Espíritu entonces si vamos a satisfacerlos y la consecuencia será la muerte. Romanos 8:13 dice que, si vivimos según la carne, moriremos. Más si por el Espíritu hacemos morir, las obras de la carne viviremos”. Alguien dijo: “Si queremos ganar esa batalla, necesitamos aliarnos con el Espíritu Santo y no con la carne”.

En la siguiente entrega continuaremos este tema. Dios nos permita seguir aprendiendo sobre la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas. Dios te bendiga.

Escrito por

Hija de Dios solo por Su gracia, esposa de Hanks Valdiviezo y madre de Valeria. Mi mayor anhelo es Seguir los pasos de Jesus para alcanzar vivir bajo el modelo que El ha diseñado para mi como mujer. Mi pasión hablar y predicar de Cristo, su amor, su obra, sus promesas a las mujeres, jovenes y los no creyentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s