Convirtiéndome en una mujer prudente

“La casa y riqueza son herencia de los padres,
pero la mujer prudente viene del Señor
”. Proverbios 19:14

¿Qué es ser prudente?

En los proverbios, las sagradas escrituras ofrecen muchos consejos a considerar acerca de la prudencia. El diccionario define esta palabra como: “Calidad de la persona que obra con moderación y sensatez para evitar aquello que le puede causar perjuicio”. Es sinónimo de aquellos frutos del espíritu como la templanza y el dominio propio, cualidades muy marcadas en una mujer virtuosa que vive la feminidad de acuerdo a su diseño. Ser reservada, discreta, comedida y mesurada son de las otras tantas que soportan este criterio.

Es un valor aclamado hoy día porque brilla por su ausencia, en realidad no es una palabra trendy. Estamos inmersos en una generación que valora mucho estar expuesto, ser llamativos y populares, pero por las razones incorrectas. Observamos muy seguido el uso de la ostentosidad en la imagen (muchísimo maquillaje, moda extravagante, cero modestia), el vocabulario (uso de palabras inapropiadas, canciones que promueven lo obsceno y lo desmedido)  y la forma de vivir (sin limitaciones, “al máximo”). Sin embargo, la prudencia, al junto de la sabiduría, es la virtud que define a una mujer virtuosa, la cual debe dirigir nuestro horizonte como chicas cristianas, y más aun, es una gran honra que se nos señale como una mujer prudente.

A Dios le importa mucho que apliquemos la prudencia, que vivamos como mujeres sensatas. Aprendamos juntas estas acciones para convertirnos en las mujeres que el Señor anhela:

 – Procura refrenar tus labios 

En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente”. Proverbios 10:9

  • No hables a la ligera. Analiza y selecciona bien tus palabras al dar tu opinión. (Prov. 10:19)
  • Al hablar, procura que tus palabras aporten luz y si no estás de acuerdo con otra persona, da tu argumento con altura, sin elevar la voz. (Prov. 12:18)
  • No des cabida al chisme y la murmuración, esta es una línea muy fina que tendemos a romperla fácilmente. (Prov. 21:23)

– Procura obrar con sabiduría 

“Todo hombre prudente obra con conocimiento, pero el necio ostenta necedad”. Proverbios 13:16

  • Se reflexiva en las decisiones a tomar, piensa el por qué, el cómo y el cuándo de tu decir o hacer, siempre meditando en el consejo bíblico. (Filipenses 4:8-9)
  • Busca la sabiduría que viene de lo alto para conducirte correctamente. (Proverbios 2:6)
  • Edifica, mas no destruyas, hay muchas maneras de edificar… una de ellas es con nuestras palabras, siendo buenas administradoras y gentiles con los demás. Principalmente con tu esposo y en tu hogar. (Proverbios 14:1)

– Fundamenta tu vida sobre la Roca 

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca (…)”  (Mateo 7:24-27)

  • Vive una vida centrada en Cristo, busca agradar a Dios en todo y procura vivir de acuerdo a Su voluntad para tu vida. (Mateo 6:33)
  • Pon tus ojos en lo eterno, en las cosas de arriba y cultiva tu dependencia en Dios, para cuando vengan los tiempos de dificultad o las pruebas para tentar tu fe, no titubees y seas firme.

– Sé intencional en tratar bien a los demás

“Por eso, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, así también haced vosotros con ellos, porque esta es la ley y los profetas”. (Mateo 7:12)

  • Considera siempre respetar a los que te rodean; a tu esposo respeto incondicional, a tus hijos respeto en la crianza, a tus padres hónralos, a tus amigos y hermanos bendícelos, también a las autoridades terrenales y espirituales. (Marcos 12:31/ Romanos 13)
  • Ayuda a los más desfavorecidos, a tu prójimo y tiende la mano al que está en necesidad. Hechos 20:35 (RVR1960)

– Refleja a Cristo en tu manera de vestir (ver 9 ideas practicas sobre modestia)

Extracto:

  • Pongamonos límites en nuestra manera de vestir, porque así glorificamos a Dios.
  • Nos respetamos a nosotras mismas cuando somos comedidas con el vestuario.
  • Y, ayudamos y guardamos a los hombres que nos rodean que desean vivir de una manera piadosa para la honra de nuestro Señor.

En resumen, les dejo este acróstico que me encanta leer, para recordarme las cosas importantes que no puedo olvidar y agradar al Señor en mi diario vivir. Dios te continúe bendiciendo y, oremos al Señor pidiendo un corazón moldeable que nos conduzca a ser mujeres prudentes ♥

P    i e n s a bien antes de actuar y hablar.

R   e c u e r d a siempre tus valores.

U   s a  tus principios en todo tiempo, aun cuando nadie te ve.

D   i  lo que sientes o piensas sin necesidad de ofender.

E   s c u c h a el consejo de los sabios, de una mujer piadosa.

N   o  juzgues, eso es exclusivo de Dios; mejor sugiere, ora y ofrece ayuda.

C   o n d u c e tus acciones a lo que es justo, la integridad ante todo.

I    n t e r v i e n e después de reflexionar, has del cambio tu aliado para bien.

A   p r e n d e  a reconocer tus errores, pide perdón y perdona.

Escrito por

Hija de Dios por gracia, esposa de Claudio y madre de Zoeh. Apasionada por alentar los valores socio espirituales en la familia y matrimonios. Administradora de Empresas de profesión, dedicada al cuidado de su hogar.

2 comentarios sobre “Convirtiéndome en una mujer prudente

  1. Muy buena y acertadas tus publicaciones, me hacen reflexionar voy a compratir con mis amigas.
    Qué el Señor te siga inspirado.
    Bendiciones desde Miami Fl.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s