Usando el romance de la manera correcta

A la mayoría de las chicas nos encantan las películas románticas con finales felices, esas son mis favoritas, películas que cuentan una gran historia, que representan relaciones de familias, amigos y parejas, a veces quisiera que mi esposo me acompañe a verlas pero lograrlo es casi imposible, y si lo hace, es muy probable que antes del final se quede dormido. Sus preferidas son de acción y ciencia ficción, al igual que para la mayoría de los chicos.

Pero, ¿cuál es la razón por la cual nosotras preferimos ese tipo de película? El capítulo 2 del libro de Génesis nos dice que después que el Señor creó al hombre no se halló ayuda idónea para él y creó a Eva porque no era bueno que Adán estuviera solo, ¿esto qué significa? que Eva fue creada para Adán, la mujer fue creada para el hombre, como una ayuda necesaria, por eso la mujer es inherentemente más relacional, fuimos diseñadas con la inclinación de cultivar profundas relaciones interpersonales.

Esta es la razón por la cual disfrutamos ver estas historias, nos inundan de emociones y lloramos o nos alegramos en medio de una hermosa escena.  ¡Y si las leemos! Novelas literarias como las de Jane Austen o William Shakespeare, somos capaces de adentrarnos en el libro y formar parte de los personajes. Sin embargo, aunque nosotras tengamos esta inclinación, debemos tener pendiente que lo que vemos no es más que una imagen opaca, una vislumbre del verdadero romance.

Muchas de nosotras hemos sido viciadas por la definición de romance del mundo, por eso algunas al llegar al matrimonio se sienten decepcionadas o desilusionadas, entienden que no son amadas porque no se siente igual que en la relación de noviazgo, donde se piensa que todo es perfecto o color de rosa y no hay conflictos, solo mariposas en el estómago. La verdad es que nuestra definición de romance/amor es mucho más profunda, va mucho más allá de lo que las películas de Hollywood pueden demostrar y es mucho más hermosa de lo que los grandes poetas podrían describir.

Una ilustración verdadera del romance la vemos representada en Cristo y Su Iglesia, que fue creada para Él, por la cual murió, derramando Su sangre preciosa en un madero, movido por un profundo amor incondicional e inconmovible, un amor puro, paciente, bondadoso, humilde y misericordioso. Esta es la relación de amor que nosotras estamos llamadas a vivir, una relación muy diferente a lo que a veces vemos en las películas que suelen estar llenas de envidia, enojo, engaño, mentiras y obsesión.

Esta maravillosa imagen se refleja en el matrimonio, la mujer fue creada para el hombre, así como la iglesia fue creada para Cristo, y de la misma manera en que Cristo ama a la Iglesia, el hombre está llamado a amar a su mujer (Efesios 5:25) ¿Notaste la palabra clave? Matrimonio. Enfocar el romance en el espacio correcto, es esperar hasta el matrimonio para disfrutar de él.

El amor, el sexo y el romance son un maravilloso regalo de parte de nuestro Dios para las parejas casadas, el romance es un reflejo de Su gloria y es Su deseo que nosotros podamos vivirlo y disfrutarlo abiertamente. Sin embargo, el mundo ha tratado de tergiversar lo hermoso, honroso y puro del romance, rebajándolo a las más horribles de las inmoralidades. Por eso, las películas y las novelas literarias no son un parámetro para el amor.

Si estas soltera, puedes vivir tu gran historia de amor, tus eres profundamente amada por el único que puede satisfacer todos los anhelos del corazón, incluso el de toda mujer casada, pues no hay ninguna relación de este lado del cielo que pueda satisfacer la necesidad del corazón humano. Tú eres parte de esa iglesia (novia de Cristo) por la cual El murió y tu mayor necesidad no es un esposo, tu mayor necesidad es ser llena del conocimiento de Cristo Jesús.

Lo que nosotras vemos en la pantalla grande es una distorsión del diseño de Dios, Él es el más grande de los poetas, Él fue el primero en hablar y ejemplificar el verdadero romance, Él es el verdadero autor del amor. No desperdicies tu tiempo imaginando historias románticas, no imites las imágenes manchadas de pecado acerca del amor que nos presenta el mundo, más bien centra tu atención en aquel que ha hecho todo perfecto y bueno, que El inunde tu corazón y puedas experimentar ese amor que proviene de una fuente inagotable.

Que os conceda, conforme a las riquezas de su gloria, ser fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior; de manera que Cristo more por la fe en vuestros corazones; y que arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios. Efesios 3:16-19 (Negritas añadidas)

Escrito por

Salva por gracia. Esposa de Josaphat Moreno. Colabora en El Atelier como escritora y editora de contenido. Ama trabajar con adolescentes y jóvenes compartiendo el mensaje de la verdadera feminidad, sexualidad, belleza e identidad en Cristo. ​​​​​​​

Un comentario sobre “Usando el romance de la manera correcta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s