La oración a nuestro Padre

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?  Mateo 7:7-11 

En mi vida he pasado por momentos de agonía donde evidentemente no tengo otro recurso más eficiente que el de la oración. Ella me ha sustentado hasta el día de hoy. Y qué dicha es poder  abrir mi corazón al Dios todo Poderoso, que también es mi Padre Celestial, teniendo la certeza de que El me escucha atentamente y que se preocupa por mis necesidades.

Yo he podido experimentar silencios de Dios ante algunas peticiones, he tenido respuestas a oraciones mucho tiempo después de pedirlas y  también he gozado de respuestas inmediatas a mis plegarias. En cada uno de estos momentos he aprendido algo, Dios siempre contesta la oración de Sus hijos.

Cuando leo Mateo 7:7-11 me imagino el siguiente escenario:

Un hijo sentado en las piernas de su papá pidiendo algo. Pero ese hijo no tiene miedo, no baja su cabeza, está cómodamente viendo el rostro de su Padre, está alegre y relajado como quién sabe que tendrá una buena respuesta.

Los versos 7 y 8 son una motivación a “ir” con confianza ante nuestro Padre Celestial y expresarle lo que queremos. Es una motivación a que aprovechemos el privilegio que tenemos de ser llamados y tratados como “hijos del Dios Altísimo.” no merecemos siquiera ser llamados sus hijos pero este es un regalo de Dios para nosotros, ¿cómo no apreciarlo?

Previo a estos versículos el Señor advierte a su audiencia sobre la hipocresía, sobre la relación que debe tener un verdadero creyente con los demás, y ahora muestra la relación que debemos tener con nuestro Padre, y nos motiva a orar con un sentido de urgencia, “pedid, buscad. llamad” y con esto añade promesas, “El nos dara, hallaremos, se nos abrira, El nos oira“. El llamado es orar persistentemente, dar a conocer nuestras peticiones delante de Dios.

Ciertamente hay muchas cosas que no recibimos porque no la pedimos o porque la pedimos mal (Santiago 4:3). Dios quiere que le pidamos, Él quiere que vayamos a Él con confianza y quiere que lo hagamos de la manera correcta.

En semanas anteriores vimos Cómo debemos orar y  me encanta lo que la autora del artículo dice:

“… descubrimos que una de las formas en las que debemos orar es por medio de la palabra. Meditar la palabra, saber y entender lo que significa, permitir que penetre nuestra alma, nuestros pensamientos, nuestras intenciones y que las cambie.”

Te invito a leerlo si aún no lo has hecho (Como debemos orar 1ra parte)

Si queremos recibir respuesta de parte de Dios debemos hacerlo por medio de Su Palabra, y podemos descansar sabiendo que Su espíritu Santo nos guiará a todo lo justo y verdadero, pues El mismo intercede por nosotros. Romanos 8:26 

Seamos diligentes en buscar la ayuda del Señor. No desaproveches la oportunidad de recibir Sus bendiciones. Dios quiere que lo hagamos. La confianza es parte vital de tener una “relación íntima con El”. Nuestro padre anhela que podamos ir a Su presencia como hijos

En los versos 9, 10 y 11 vemos un recuerdo de que Dios es un Padre perfecto y que siempre da buenas cosas a sus hijos.

Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?

10 ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?

11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Estos versículos reflejan la bondad de Dios. Cuando oramos con la convicción de que El es bueno y misericordioso podemos descansar y depositar toda nuestra confianza en El. Ciertamente Dios es un Dios soberano que obra conforme a Su voluntad, pero también es un Dios personal, de manera que cuando oramos a Él de la manera correcta El obra a nuestro favor. El cumple Sus promesas.

Escrito por

Doulos por gracia. Amante del diseño de Dios. Esposa de Jey Nuñez. Maestra en preescolar y apasionada por la enseñanza. Líder de grupos pequeños en la iglesia Jesucristo Fuente de Amor Elohim. Co-fundadora de ADORA. Y colabora en El Atelier como autora de contenidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s