No juzgar para no ser juzgados (2da Parte)

Anteriormente, vimos como Jesús nos instruye respecto de emitir juicios a los demás, y estudiamos de qué formas no podemos hacerlo. Si aun no lo has visto, te invito leerlo, antes de continuar para llevar la secuencia del tema. En esta segunda parte, continuamos desarrollando más sobre Mateo 7 versos 3 al 5, y la aplicación práctica para nuestras vidas…

¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo?  ¿O cómo puedes decir a tu hermano: “Déjame sacarte la mota del ojo”, cuando la viga está en tu ojo?  ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano.

“Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seriamos juzgados…” Nos dice Pablo en 1ra de Corintios capitulo 11 verso 31, haciendo esto podemos estar en condiciones de ayudar con humildad y mansedumbre a nuestros hermanos que están errados (Efesios 4:15). Habiendo mejorado, sacado y limpiado nuestra propia viga en el ojo, entonces, solo entonces, podremos ver con claridad para ayudar a quitar la paja del ojo de mi hermano.

Jesús es delicado, pero llama al hombre un hipócrita’ quien se queja de las cosas pequeñas en otros, y no le presta atención a cosas más grandes en su propia casa.(Spurgeon)

La hipocresía es muy sutil, nos da un falso engreimiento de superioridad moral con respecto de los demás. Es por esto que es tan desagradable para el Señor. La intensión principal de esta enseñanza es que podamos vernos al espejo de nuestra propia realidad pecaminosa, y que antes de mirar las fallas de otros, nos examinemos a nosotras mismos y nos demos por entero a la transformación extraordinaria que podemos tener por medio del Santo Evangelio en la suficiente Palabra de Dios, la cual es eficaz, es cortante, nos instruye, nos corrige, nos enseña y nos redarguye (Hebreos 4:12-13; 2 Timoteo 3:16-17), de manera que nuestra vida le sea de olor fragante a nuestro Señor; así, podremos motivar partiendo de nuestro propio ejemplo, a nuestros hermanos a vivir de la misma manera.

Jesús también nos enseña que si nuestro hermano peca contra nosotros, nuestro primer deber es “ve y repréndele estando tú y él solos” (Mateo 18:5Gálatas 6:1). En diversas circunstancias, Jesús realmente nos ordena reprender y corregir a nuestro hermano. Puesto que el polvo que tiene en sus ojos no debe estar ahí, dejarlo ahí, y no hacer ningún intento de quitarlo, difícilmente concordaría con el amor fraternal. Pero, primero quitemos el tronco de nuestro propio ojo.

2- Nuestra actitud hacia los “perros” y los “cerdos”

“No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las huellen con sus patas, y volviéndose os despedacen.” Mateo 7:6

No todos se muestran agradecidos por la crítica constructiva y la corrección. Si quitamos la viga de nuestro ojo para ver con claridad y ayudar a quitar la mota de mi hermano (un hermano en la fe en verdad), este agradecerá tal intervención. Según el libro de Proverbios 9:8, ésta es una de las distinciones obvias entre el hombre sabio y el necio: “No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; corrige al sabio, y te amará”.

Este símil con animales como perros y cerdos, Jesús las utiliza para mostrar la peculiar forma no pulcra en que el perro callejero cuando vomita vuelve a ingerir su propio vomito y al cerdo que cuando está limpio vuelve a revolcarse en el lodo. Una comparación bastante fuerte para hacernos entender (la cual explico de manera resumida) que la corrección es para llevarnos a la santidad y la misma es una perla, aunque al momento de recibirla duela, no debe ser dada a quienes la rechazan o están determinados a no recibirla.

Si las personas han tenido abundante oportunidad de oír la verdad  pero no responden a ella, si obstinadamente vuelven las espaldas a Cristo, no debemos seguir una y otra vez con ellos, porque entonces denigraríamos el evangelio de Dios al dejar que ellos lo pisoteen. ¿Puede haber algo más depravado que confundir la perla preciosa de Dios con una cosa que no es digna y realmente hollarla en el fango? A la vez, abandonar a las  personas es un paso muy serio de tomar. Esta enseñanza de Jesús es solamente para  situaciones excepcionales; nuestro deber cristiano normalmente debe ser paciente y perseverar con otros, de la manera en que Dios ha perseverado pacientemente con nosotros.

Como cristianas, se nos acusa de “juzgar” o de ser intolerantes o que tenemos falta de amor cuando se condena el pecado. Pero oponerse al pecado no es malo (leer artículo Tolerando lo intolerable). La verdad no puede ser omitida, porque alentaría el error. Por consiguiente, hay que considerar siempre que debemos examinarnos a nosotras mismas y enmendar nuestras propias fallas; que al mirar las faltas de nuestros hermanos o de aquellos que están alejados del redil, debemos hacerlo con misericordia y amor fraternal, teniendo en cuenta que nosotras también seremos juzgadas.

Así que, mis hermanas, Dios habla por mucho de su amor por la justicia en estos versos que hemos estudiado, El es un Dios justo, y como sus hijas, creadas a su semejanza, ser justas es una gran virtud que nos debe acompañar en nuestro andar dentro de la comunidad cristiana como fuera de ella.

Oremos pues al Señor, demandando Su respaldo en esta sociedad que carece de Su justicia, que podamos ser la voz que se levante a favor del Evangelio y que este sea un reflejo de su precioso trabajo en nuestras vidas, al obrar con justo juicio por amor a Su verdad. Amén

Referencias:

*El Sermón del Monte; Contracultura cristiana por John STOTT. Buenos Aires 1998

Escrito por

Hija de Dios por gracia, esposa de Claudio y madre de Zoeh. Apasionada por alentar los valores socio espirituales en la familia y matrimonios. Administradora de Empresas de profesión, dedicada al cuidado de su hogar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s