Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia

Hemos llegado a la última de las Bienaventuranzas, a este punto del Sermón del Monte ya debes estar familiarizada con el contexto y/o trasfondo histórico del momento. El pueblo judío estaba esperando el Mesías prometido en el Antiguo Testamento, un rey que lo liberaría de la opresión y dominio extranjero, que le devolvería a Israel la gloria que una vez tuvo en los días de David y Salomón; ciertamente Jesús era este Mesías, solo que el pueblo desconocía Su plan de gobierno.

Es entonces en este primer discurso que el mismo Jesús plantea los parámetros de Su reino, el cual no es de este mundo (Juan 18:36) De manera detallada expone quienes son los que forman parte y a quien pertenece.

Los judíos esperaban un gobierno físico, terrenal, pero lo que Jesús vino a ofrecer era completamente distinto, exactamente aquello que el mundo rechaza.

Ya hemos visto que, para el reino de nuestro Señor Jesús, son dichosos, afortunados y dignos de envidia los pobres en espíritu, los que lloran, los mansos, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los de puro corazón y los pacificadores; es de esperar que una persona con estas cualidades sea amada, aplaudida y respetada por todos, sin embargo, la última bienaventuranza confirma, que esos serán perseguidos, perseguidos por causa de la justicia.

Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados seréis cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí. Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros. Mateo 5:10-12

Los cristianos siempre seremos rechazados por el mundo, porque nuestro estilo de vida, principios y valores están en contra de las normas estipuladas por los no creyentes, y esta es una realidad que ha estado presente en todas las épocas y culturas.

Los profetas del Antiguo Testamento fueron perseguidos, afligidos e insultados, los cristianos del primer siglo fueron esparcidos por toda la tierra conocida, obligados a vivir en catacumbas, entre las montañas, como peregrinos y a ocultarse para celebrar su fe, fueron lapidados, decapitados, crucificados y ahorcados.

En la historia contemporánea fueron fusilados, maltratados, llevados a campos de concentración, cámaras de gas y puestos en la hoguera, todo esto por causa de la justicia, por proclamar el evangelio, lo que nos lleva a considerar que la hostilidad y el sufrimiento son característicos del verdadero cristiano.

La persecución por la causa de Cristo no debe sorprendernos.

Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que en medio de vosotros ha venido para probaros, como si alguna cosa extraña os estuviera aconteciendo; bien, en la medida en que compartís los padecimientos de Cristo, regocijaos, para que también en la revelación de su gloria os regocijéis con gran alegría. Si sois vituperados por el nombre de Cristo, dichosos sois, pues el Espíritu de gloria y de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, por ellos Él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. 1 Pedro 4: 12-14

Por medio de la persecución nos hacemos participes de los padecimientos de Cristo.

Porque a vosotros se os ha concedido por amor de Cristo, no sólo creer en El, sino también sufrir por El. Fil. 1:29 (Énfasis añadido)

… y conocerle a Él, el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos, llegando a ser como El en su muerte. Fil. 3:10 (Énfasis añadido)

Ahora me alegro de mis sufrimientos por vosotros, y en mi carne, completando lo que falta de las aflicciones de Cristo, hago mi parte por su cuerpo, que es la iglesia. Col. 1:24 (Énfasis añadido)

El sufrimiento del creyente es un don de la gracia de nuestro Señor, se nos ha concedido para ser entrenados en la paciencia y tener un carácter probado (Romanos 5:3-4) haciéndonos más como nuestro Salvador. Participar de Sus aflicciones nos hace semejantes a Él.

¿Qué actitud debe tener el creyente en medio de la persecución por causa de Su nombre? El mismo Jesús en el versículo 12 nos dice ¡Regocijaos y alegraos! La verdad es que suena contradictorio, permanecer alegres y contentos en medio del sufrimiento y la aflicción no parece ser lo lógico, sin embargo, para el creyente el sufrimiento trae consigo un galardón eterno y por esta razón debemos permanecer firmes en Cristo Jesús, gozosos en El.

Mientras estemos en esta tierra, la iglesia de Cristo sufrirá persecución por causa de la justicia. Tu sufrirás persecución por causa de Su nombre, si practicas la justicia, la mansedumbre, la misericordia, serás afligida, maltratada, criticada, avergonzada, abandonada por tus seres queridos, pero que bueno es saber que la recompensa es grande en los cielos, esta es nuestra consolación.  Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa; pero nos trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante. 2 Cor. 4: 17 (DHH)

Querida hermana, confía, regocíjate y gózate en medio de tus padecimientos  y nunca olvides que la aflicción de este mundo no se compara con la gloria que ha de venir (Romanos 8:18). Ahora nos gozamos porque somos participes de Sus padecimientos, pero un día también nos gozaremos con gran alegría en la revelación de Su gloria.

Es mi oración que tu corazón anhele ser considerada Bienaventurada por padecer persecución por causa de la justicia.

Preguntas para reflexionar:

  • ¿Estas siendo afligida por causa de Cristo?
  • ¿Cuál es tu actitud en medio de la aflicción?
  • ¿Te alegra saber que al ser perseguida por causa de la justicia estas siendo participe de los padecimientos de Cristo?

Escrito por

Hija de Dios por gracia. Esposa de Josaphat Moreno. Colabora en El Atelier como escritora y editora de contenido. Ama trabajar con adolescentes y jóvenes, compartiendo el mensaje de la verdadera feminidad, belleza e identidad en Cristo. ​​​​​​​

Un comentario sobre “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s