Cristo nuestra Justificación

En estas últimas entregas del Atelier hemos estado aprendiendo sobre el sacrificio de Cristo en la Cruz. Este evento es trascendental para la humanidad porque tiene que ver con Su posición delante de Dios.

Para poder entender el tema de la doctrina de la Justificación tenemos que ir a la Revelación de Dios. En ella se describe la terrible condición del ser humano (Romanos capítulos del 1al 3 hasta el verso 20). No importa quienes sean, una persona que cometa los peores excesos, o el más moralista o el judío, todos hemos pecado (Romanos 2:12; 3:23). Fuimos creados para tener una relación personal con Dios y obedecerle, pero hemos decidido voluntariamente rechazar Su voluntad y hacer todo lo contrario a Su ley santa, justa y moral, sufriendo así las consecuencias de esto. No podemos ver el pecado como algo simple pues Dios no lo ve así. Me gusta como el pastor John Piper describe lo que significa pecar: es darle más valor a algo de este mundo que a Dios. Es minimizar Su gloria, es deshonrar Su nombre.

Dios es justo y no va a pasar por alto lo que hacemos. De hecho los actos de injusticia son abominación a Él (Proverbios 17:15). Y si Él dice esto, es claro que Él no se va a contradecir en cuanto a Su principio de justicia. Así que Él ha emitido una sentencia contra nosotros y habrá un día que Él juzgará y pagará a cada uno conforme a sus obras (Hechos 17:31; Romanos 2:6,16; Hebreos 9:27). Aquí vemos el gran problema, somos culpables y nuestras “buenas” obras no nos califican para hacernos inocentes delante de Él (Romanos 4:4-5).

La Buena Noticia: Dios justifica al impío.

Mas al que no trabaja, pero cree en aquel que justifica al impío, su fe se le cuenta por justicia. Romanos 4:5

En el estudio de este tema pude aprender que la justificación es un término judicial. Muchas veces hemos podido ver un juicio, quizás por televisión o en vivo, y vemos que un juez emite una sentencia o veredicto al final del mismo, donde el que es juzgado se determina si será condenado o justificado. Esta palabra en el original griego es Dikaiosis lo cual significa el acto de pronunciar justo o absolución. Así que la justificación en términos bíblicos se ha definido como un acto de Dios donde se le atribuye (se le cuenta) al pecador la justicia de Cristo, perdonándole toda su injusticia, declarándolo justo ante Sus ojos. Él pasa por alto los pecados cometidos y ahora cambiamos de estado o posición: de culpables a inocentes.

La Justificación es por Cristo.

A quien Dios exhibió públicamente como propiciación por su sangre a través de la fe, como demostración de su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente. Romanos 3:25

Ya vimos que Dios justifica pero, ¿cómo Él logra esto si no puede pasar por alto el pecado ya que Él es Justo? Alguien debía pagar la pena o condenación que nos tocaba así que Dios puso sobre Cristo dicha deuda. “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él” (2Cor. 5:21). Cuando Jesús murió en la cruz se hizo un intercambio glorioso porque nosotros pecamos y Él es castigado siendo inocente pero al mismo tiempo la vida perfecta que Jesús vivió ahora es como si nosotras la hubiéramos vivido. El acto justo de nuestro Señor Jesucristo hace justos a todos los hombres para que tengan vida. Lo puedes leer en Romanos 5:18-19.

La Justificación es una demostración de la gracia y amor de Dios

Siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, Romanos 3:24.

Dios no podía tener en poco las demandas de Su ley y por eso debía castigar al culpable, sin embargo, por amor a la humanidad, Dios entregó a Su hijo por causa de nuestras transgresiones y fue resucitado para nuestra justificación. Todos estábamos condenados justamente pero Él en su infinita misericordia quiso salvarnos de tal condenación. Dice John Piper que lo que Dios está demostrando en la muerte de su Hijo no es sólo la verdad de Su justicia, sino también la medida de Su amor.

 La Justificación es por la fe sola.

 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. Romanos 3:28

 La fe es el instrumento a través del cual somos justificados. En el momento cuando reconocemos que somos pecadores y estamos mal delante de Dios, cuando entendemos que no tenemos nada que ofrecer para ganarnos su favor se le llama arrepentimiento, cuando creemos y confiamos solamente en Cristo y en la obra que Él hizo y no en mis méritos u obras que yo pueda hacer para ganarme su favor, entonces tenemos fe (Romanos 1:17; Efesios 2:8-9). Al que cree en Cristo es aquel al que Dios hace justo (Romanos 3:22).

Celebremos este acto de amor hecho por Dios que nosotras no merecíamos. Alabemos a nuestro Señor porque grandes son sus obras. Vive para Cristo cada día de tu vida sabiendo que:

Adoremos juntas, ¡Aleluya!

 

Escrito por

Hija de Dios solo por Su gracia, esposa de Hanks Valdiviezo y madre de Valeria. Mi mayor anhelo es Seguir los pasos de Jesus para alcanzar vivir bajo el modelo que El ha diseñado para mi como mujer. Mi pasión hablar y predicar de Cristo, su amor, su obra, sus promesas a las mujeres, jovenes y los no creyentes.

3 comentarios sobre “Cristo nuestra Justificación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.