Cristo nuestro Redentor

En pocos días estaremos en Semana Santa, lo que para la tradición significa recordar el tiempo desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección o la última semana de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. En El Atelier vemos la importancia de recordar y meditar siempre en todo lo que significó y lo que continúa significando el hecho de que Jesús muriera en una cruz y resucitara. Este acontecimiento que ocurrió hace dos mil años es el corazón del Evangelio. Pero, ¿Que sucedió ese viernes? ¿Por qué fue necesaria la muerte de Jesús? ¿Por qué es tan especial recordar este evento para el pueblo del Señor?

Los seres humanos fuimos creados a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1.27) o sea que somos criaturas morales, creadas con un sentido innato del bien y del mal, que no somos criaturas meramente físicas, somos espirituales lo cual nos permite relacionarnos con El que es Espíritu. Pero algo terrible sucedió, el ser humano se rebeló contra su creador (Génesis 3) y las consecuencias han sido funestas. El pecado entró en el mundo (Romanos 5:12). Dios, como Dios Santo, ha establecido Su ley moral y el pecado es: cuando quebrantamos dicha ley moral en acción, actitud o naturaleza. Perdimos nuestra relación con Él, la comunión que teníamos se rompió, perdimos de vista nuestro propósito de vida (Romanos 3:23), y en esta condición, lejos del Creador, el hombre se ha vuelto depravado, insensible, egoísta, ciego, muerto, extraviado, anda en tinieblas y es esclavo del pecado (Romanos 1:21,28; Romanos 6:16; 2 Corintios 4:4; Efesios 5:8). El hombre por sí mismo nunca podría cumplir los requisitos de la justicia, la santidad y la gloria de Dios. Sin embargo Dios nos amó con un amor tan grande que envió a Su Hijo para lograr una redención eterna para el hombre.

Ahora bien, ¿Qué es la redención? La palabra redimir en su original griego significaba el ser librado de cualquier tipo de atadura. En la antigüedad o en el tiempo que se escribió el Nuevo Testamento había miles de esclavos en el Imperio Romano. Muchas veces una persona se hacía esclavo por nacimiento, o era cautivo después de ser conquistada su nación o si tenía una deuda que no podía pagar se hacía esclavo del deudor. Así que comprar y vender esclavos era algo muy común en ese tiempo. Cuando alguien redimía a un esclavo, no era más que pagar un precio para rescatarle, comprarle o liberarle. Eso mismo pasó con nosotras, si leíste más arriba, esa era nuestra condición. Vinimos a este mundo siendo cautivas, no éramos libres porque teníamos un amo, el pecado. Realmente somos esclavos de aquello que obedecemos. Por favor detente a leer estos versos que lo confirman claramente: Juan 8:34; Romanos 6:16-17; Romanos 7:14.

Como todo amo, el pecado demanda un precio para liberar a sus cautivos, la muerte (Romanos 6:23; Hebreos 9:22). Pero Jesús nos redimió. Él pagó el precio del pecado para traer libertad al morir y derramar su sangre en nuestro lugar.

En Él tenemos redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de Su gracia. Efesios 1:7 LBLA

En su redención, Cristo primero propicia nuestros pecados, en segundo lugar nos justifica y, en tercer lugar, nos reconcilia con Dios (1 Corintios 1:30). Más adelante estaremos viendo esto a la luz de la Biblia.

Al mismo tiempo gózate y siéntete más que privilegiada al saber que con su muerte Cristo logro:

Estas verdades son para el pueblo de Dios. Recordarlas, memorizarlas y abrazarlas es necesario. Debemos atender con diligencia esto que hemos leído para vivir en consecuencia una vida de gratitud, gozo y admiración a nuestro Padre y para que podamos predicar a los demás con libertad acerca de lo que Cristo hizo por nosotras.

Alabemos juntas al Señor con esta canción y meditemos en la libertad que Él nos ha dado.

Escrito por

Hija de Dios solo por Su gracia, esposa de Hanks Valdiviezo y madre de Valeria. Mi mayor anhelo es Seguir los pasos de Jesus para alcanzar vivir bajo el modelo que El ha diseñado para mi como mujer. Mi pasión hablar y predicar de Cristo, su amor, su obra, sus promesas a las mujeres, jovenes y los no creyentes.

4 comentarios sobre “Cristo nuestro Redentor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.