El amor de Dios

¡Único e incomparable, el amor de Dios!

Cuando pensé escribir este artículo no encontraba las palabras para definir el amor de Dios, y no es porque no las hay, más bien, es porque ni aun todas juntas serían suficientes para definirlo, por lo grande, extraordinario e inmensurable que es. Sin embargo, Dios mismo nos ha dado el privilegio de darnos a conocer lo que necesitamos saber de Él y Su amor a través de Cristo y Su Palabra. Todo conocimiento de Él lo obtendremos a través de las Escrituras las cuales revelan Su corazón.

En ella nos encontramos una declaración extraordinaria. En 1 Juan 4:8, el apóstol Juan inspirado por el Espíritu Santo escribe: “DIOS ES AMOR”. Si nos fijamos bien, no dice que Él tiene amor para dar, aunque Él siempre está manifestando dicho amor de muchas formas, ni tampoco dice que es meramente uno de sus atributos, sino que nos aclara que la esencia de Su ser es amor. Alguien escribió: El amor impregna su propio Ser e infunde todos sus otros atributos, Él debe demostrar amor, así como Él lo hace con los demás atributos porque al hacerlo, lo glorifica”.  

Es bueno mencionar que es algo erróneo calificar a quien Dios ama o no porque es limitar Su naturaleza. Es imposible concebir a Dios sin amor, Él es bueno y Él derrama Su misericordia y gracia a todo el mundo y sobre Su creación. Lee conmigo Mateo 5:45 que dice: para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Ahora bien, por mucho tiempo ha existido la controversia de que, si Dios es amor, ¿cómo puede castigar a las criaturas? La respuesta a esto es que Él es Santo y dicha santidad está relacionada con cada uno de los aspectos de Su naturaleza y carácter. El no quita Su santidad cuando se trata de amar, por lo tanto, cuando El castiga lo hace de una manera justa.

Ya que la naturaleza esencial de Dios es amar, Él lo demuestra al darlo a personas que no lo merecen y que se rebelan contra Él. El ser humano está alejado de Dios, está en enemistad con El, porque ha pecado (Romanos 3:23) y la ira de Dios se revela contra los impíos por su injusticia (Romanos 1: 18-20). Ninguno busca a Dios, ninguno hace lo que es justo ante Sus ojos (Romanos 3:10-18). Sin embargo, el mensaje del Evangelio es la demostración del amor divino, porque Dios mismo decide salvar al ser humano de su pecado, y esta determinación se basa en Su amor.

El amor de Dios es sacrificial, Él envió a Su Hijo a morir en la Cruz para pagar la deuda de nuestro pecado (1 Juan 4:10), atrayéndonos hacia Él (Juan 6:44) para luego darnos el privilegio de amar a la manera de Él cuando ninguno de nosotros lo merecíamos. “Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5: 6-8).

#Citylife (3)

Como vimos, la Justicia de Dios no le permite ignorar el pecado, por tanto, Él ha dado a la humanidad la oportunidad para arrepentirse (2 Pedro 3: 9). Pero Su amor que justifica a los pecadores no se extiende a todos, solo a aquellos que vienen a Cristo en arrepentimiento y fe, confiando en Su obra en la cruz (Romanos 5: 1). Todo aquel que ama al Hijo de Dios, ese es el que tiene intima comunión con El (Juan 14:21). Todos los que creen en el Señor Jesucristo son amados incondicionalmente, de manera segura, para siempre. (Romanos 8:37-39)

En este mes del amor, como el mundo le ha llamado, muchas personas tienden a sentirse vacías porque están buscando desesperadamente ser amados. Otros entienden que el amor es simplemente un sentimiento para encontrar satisfacción de manera egoísta, pero cuando no llena las expectativas simplemente se rechaza, por eso tantos divorcios y tanta infidelidad. El problema siempre será que jamás podremos estar satisfechas de manera completa en otra persona, en un sentimiento, en pequeños momentos de placer, etc. Nosotras fuimos creadas para estar completamente satisfechas en Dios.

Si no eres cristiana, medita en lo que te he compartido. Dios entregó a Su Hijo a la muerte de Cruz para salvarte de ti misma y de tus pecados, para que llegues a experimentar, sentir y vivir el ser amada por El, con un amor extraordinario que sobre pasa todo entendimiento. Él te ama y quiere tener una relación personal contigo.

Si eres cristiana, gózate con recordar y meditar que Dios es nuestro gran amor y El espera que nosotras como Sus hijas no nos apartemos en busca de otros amores, que dejemos el adulterio espiritual y que vivamos a la luz de que en Su amor estamos completas y seguras para siempre. El hizo todo lo necesario y al más alto precio para que estemos satisfechas de Su gloria en Jesucristo.

Escrito por

Hija de Dios solo por Su gracia, esposa de Hanks Valdiviezo y madre de Valeria. Mi mayor anhelo es Seguir los pasos de Jesus para alcanzar vivir bajo el modelo que El ha diseñado para mi como mujer. Mi pasión hablar y predicar de Cristo, su amor, su obra, sus promesas a las mujeres, jovenes y los no creyentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s