“De la abundancia del corazón habla tu Facebook”

Las redes sociales han provocado un complejo de celebridad en nuestra generación y el hambre por los “likes” lleva a que las personas quieran publicar cada cosa que hacen, cada lugar a donde van, cada regalo que reciben, entre otras cosas a través de las cuales muchas veces andan básicamente buscando aprobación.

Nosotras también debemos cuidar nuestros corazones del orgullo y del anhelo de popularidad, admiración y hasta de ser envidiadas por nuestra “fabulosa vida” y no sólo por nuestro estilo de vida, sino también por cómo lucimos.

He observado con pena a algunas cristianas subir cierta clase de fotos que no se corresponden a una mujer que dice ser seguidora de Cristo, revelando a través de sus publicaciones que algo anda mal con su corazón.

A través de este artículo quisiera motivarte a que examinaras tu corazón, el cual es engañoso (Jeremías 17:9) y estás llamada a guardar (Proverbios 4:23), pensando en lo que publicas en tus redes sociales. Aquí te comparto algunas preguntas que puedes hacerte y que podrían servirte como un “colador” de publicaciones que ya hayas hecho o que quisieras hacer:

  1. ¿Glorifica esto a Dios?

Nosotras fuimos escogidas para la alabanza de la gloria de Su gracia (Efesios 1: 6, 12) y creadas en Cristo Jesús para buenas obras (Efesios 2:10). El propósito principal de tu vida es traer gloria al nombre de Aquel que te salvó en todo lo que haces y este debería ser el mayor anhelo de tu corazón.

Cuando alguien entra a cualquiera de tus de redes sociales ¿Se encuentra con una mujer que está buscando la gloria de Dios o su auto-exaltación? ¿Es Dios el centro de todo lo que publicas?  ¿Estás dando a conocer las virtudes de Aquel que te llamó de las tinieblas a Su luz (1 Pedro 2:9)?

A Dios le interesa cada área de nuestras vidas y estamos llamadas a ser un reflejo de quien Él es en cada espacio que nos permita estar. Un corazón que ha sido regenerado ya no vive para sí sino para Cristo (Gálatas 2:20), así que si el hecho de que debes procurar Su gloria en todo lo que hagas de alguna manera te irrita, te molesta o no te interesa, te invito a que reconsideres tu camino y vuelvas tu corazón a Él en arrepentimiento y fe, porque en verdad no has sido regenerada.

#Citylife (28)

 

  1. ¿Cuáles son las reacciones que provocan las fotos que publico o cuáles reacciones estoy buscando provocar?

He visto a algunas mujeres publicar fotos con ropa muy corta, escotes, poses y gestos sensuales y lógicamente, el tipo de comentarios que reciben son “qué sexy”, “qué cuerpazo”, “qué mujer” y otras cosas que no podría escribir por aquí. Todos estos tipos de comentarios deberían ser una alarma para una mujer cristiana y un indicador de que algo no anda bien, pero lo cierto es que quienes publican este tipo de fotos la mayor parte del tiempo esto es lo que estaban buscando, que resalten sus atributos, que les digan cuán hermosas son y qué bien se ven.

Sé que todo ser humano tiene necesidad de que le den un espaldarazo para animarle de vez en cuando, pero también es muy fácil caer en la egolatría y en desear el que se nos dé “pompa”, esto es pecado y nada tiene que ver con el fruto que el Espíritu de Dios produce en el creyente (Gálatas 5:22-23).

Si eres soltera y tu intensión es conseguir un novio, tristemente de esta manera lo que atraerás es a un hombre carnal y no un auténtico siervo de Dios y si eres casada, estás facilitando el ser tentada a la infidelidad buscando escuchar halagos de otros hombres que no son tu esposo.

  1. ¿Qué piensa Dios de lo que publico?

Imagínate que Jesús, quien es Dios encarnado, hubiese venido al mundo en esta generación, que tuviera un perfil de Facebook y que fuera tu amigo o lo siguieras en tus demás redes sociales, ¿sería Él el primero en darle “me gusta” a las fotos que publicas o por el contrario, serías motivo de tristeza para Él?

Dios es el Señor, Él todo lo sabe y todo lo ve y con lo que publicas podrías ser motivo de tristeza para el Espíritu Santo con el cual fuiste sellada (Efesios 4:30) por no ser un reflejo de santidad y pureza. Él nos proveyó Su Palabra como manual para que sea lámpara a nuestros pies y nos indique cómo debemos andar para serle agradables y gozar de las bendiciones de tener una relación estrecha con Él. En la Biblia podemos encontrar los principios de pudor y modestia que caracterizan a una mujer de Dios y de esta manera conocer lo que Él piensa al respecto. Puedes encontrar más información sobre este tema en otro artículo que escribí titulado “¿Qué dice mi vestimenta sobre quién soy?”.

¿Qué cosas abundan en tu corazón? Que no te quepa duda de que hay mucho de esto en tus redes sociales, procura que todas apunten al Señor al que sirves.

Escrito por

Sierva de Cristo y esposa de Julián Musa. Amante de la Palabra de Dios y de adorarle a través del canto. Licenciada en Administración de Empresas de profesión y colaboradora en el ministerio de Compassion International en República Dominicana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s