Ideas para cultivar la Feminidad Bíblica

Al final de un año y al principio de uno nuevo, frecuentemente hacemos determinaciones de diversos tipos: dejar algún mal hábito, hacer dieta, comenzar una rutina de ejercicios, adquirir alguna destreza nueva, y un sinnúmero de cosas más. De alguna manera el inicio de nuevas etapas nos ofrece la esperanza de innumerables oportunidades para cambiar y mejorar.

Y ya que casi estamos terminando este año hoy quiero retarte a hacer una determinación muy importante. Quiero desafiarte a cultivar, cuidar y mantener el diseño tan hermoso con el que Dios nos ha creado.

En su palabra Dios nos enseña cómo ser esposa, madre, amiga y ejemplo a los demás, estas cosas no vienen milagrosamente a nuestras vidas, tenemos que día tras días cultivarlas.

La palabra cultivar significa: Hacer en la tierra las labores agrícolas necesarias para plantar y sembrar semillas o para cuidar lo plantado y obtener frutos de ello.

Cuando leí esta definición me maravillé, cultivar la feminidad bíblica es exactamente esto: hacer en mi hogar, comunidad, trabajo, matrimonio y en mi relación con Dios, las labores, los pasos que Él (Dios) dejó en Su palabra, para plantar con ella día tras día semillas (mi diseño, mi llamado, mis responsabilidades) o cuidar, mantener  lo que ya he plantado y obtener frutos de ellos (resultados que se verán en mi hogar, con mi esposo, con mis hijos, en la escuela, en mi comunidad, en mi congregación, en mi trabajo, etc.)

Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó… Y el Señor lo bendijo (Génesis 26:12).

 He aquí algunas ideas para cultivar la feminidad bíblica:

1- Sé intencional

Hemos estado siendo muy bombardeadas con ideas feministas que no están fundamentadas en la palabra del Señor. La misma sociedad nos lleva en momentos de crisis a actuar, responder y mostrarnos como mujeres que no están fundamentadas en la palabra. Sé intencional. Día tras día elige el diseño de Dios para ti, elige agradarle a Él, elige vivir para Su gloria.

#Citylife (1).jpg

2- Estudia la Palabra

No hay mejores pasos para cultivar la feminidad que seguir las pautas que El Señor nos dejó en Su palabra.

… a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a ser prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.  Tito 2:4-5.

3- Expresa de forma correcta tu feminidad

Un refrán muy popular es: Lo que siembras eso cosechas. Si expresas de manera errónea tu feminidad eso es lo que estarás plantando en los corazones de mujeres, de jovencitas a las que enseñas, de niñas, de tu hija, de tu hermana, o tu madre. Al final cosecharas lo que erróneamente sembraste.

Hay muchas formas correctas de expresar la feminidad y la palabra de Dios nos dice como:

a) Siendo Ayuda Idónea

Y el Señor Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea (Génesis 2:18).

Esa palabra ¨Ayuda¨ a menudo la rechazamos porque lo asociamos a inferioridad o insignificancia. El pastor John MacArthur comenta acerca de esta palabra: ¨La mujer fue creada por Dios para suplir la deficiencia del hombre.

b) Siendo Inteligentemente Sometida

Así mismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres (1 Pedro 3:1)

La idea bíblica es que los hombres demuestren un liderazgo humilde y amoroso; y que las mujeres respondan en sumisión inteligente y gozosa.

c) Estimulando la Masculinidad

Es muy certera le definición de Jhon Pipper sobre la ¨Feminidad Madura¨ en su libro: ¿Cuál es la diferencia?

¨En el corazón de la feminidad madura existe una disposición libre de afirmar, recibir y nutrir con fortaleza y liderazgo a los hombres en maneras apropiadas a sus diferentes relaciones como mujeres¨.

En resumen lo que Jhon Pipper nos muestra es que estas llamada a ayudar a tu esposo a ser lo mejor que pueda ser.

d) Con tu vestimenta

Así mismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos; sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad. (1 Timoteo 2:9-10)

Nuestra vestimenta y apariencia, es algo muy poderoso. Es una de las maneras más importante que tenemos como mujeres para comunicarnos y enviar un mensaje acerca de nuestros corazones, nuestros valores y aquello que creemos.

Ora cada día para que Dios te ayude, te guíe y abra tu corazón para aceptar el diseño tan hermoso con el que fuimos diseñadas.

Escrito por

Sierva de Cristo. Esposa de Jose Chanel Leonardo. Miembro activo de la Iglesia del Nazareno Visión Celestial, maestra de niños y líder juvenil. Sirvo en el Atelier como Escritora. Psicóloga Educativa de profesión y laboro en Compassion International. ​​​

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s