Nuestro Andar en Cristo (1ra parte)

En entregas anteriores aprendimos acerca de los capítulos 1 al 3 del libro de Efesios. Estos capítulos tratan sobre el fundamento doctrinal de nuestra fe. Aprendimos sobre nuestra posición en Cristo, es decir, de nuestra identidad, de todo lo que tenemos en El y lo privilegiados que somos al recibir todas sus bendiciones espirituales.  Los siguientes 3 capítulos el Señor nos enseña como responderle al aplicar dichos fundamentos. En otras palabras, nosotros debemos entender y saber lo que somos en Cristo para luego llevar a la práctica eso que sabemos.

¡Te invito a continuar leyendo y estudiando los capítulos del 4 al 6 para así ver cuál debe ser tu conducta, tus prioridades y como debe ser tu carácter ahora que estas en Cristo!

Con la ayuda de materiales de estudios bíblicos hemos querido bosquejar estos últimos capítulos para una mayor comprensión de las enseñanzas que Pablo nos da inspirado por el Espíritu Santo. Desde el capítulo 4:1 hasta el capítulo 5:21 es una sola sección y esta comienza enseñándonos la diferencia marcada de nosotros los cristianos al resto de la humanidad. Hay una transformación, hemos sido traídas de la muerte a la vida. Hemos nacido de nuevo, nuestra personalidad ha cambiado, hoy tenemos nuevas perspectivas, anhelos, metas, propósitos (Efesios 4:1). Por eso hay actitudes que nos caracterizan:

  • Nosotras debemos vivir en armonía con nuestros hermanos en la fe.

Efesios 4:1-6

Y para lograr esto, hay una palabra que es muy importante y que resalta en estos versículos: La Unidad. Debemos como cristianas desear y al mismo tiempo procurar, poner todo nuestro empeño, esfuerzo e intencionalidad para fomentarla y preservarla en nuestra comunidad de fe. Nosotras al relacionarnos con los demás hermanos estamos dando al mundo el mensaje y la enseñanza que Cristo dijo en Juan 17:21.

Un mundo dividido por tantas cosas, necesita ejemplo de unidad y es la iglesia que está llamada a hacerlo. Tenemos cosas en común, que compartimos como pueblo de Dios y que son las que realmente nos mantendrán unidos por toda la eternidad y por sobre todo son las que importan: un cuerpo, un Espíritu, una misma esperanza un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. No importa el grupo étnico, ni el color, ni la cultura, si estamos en Cristo. Recuerda hermana, que Cristo murió por esa unidad.

Entiendo que, si el Señor inspiro a Pablo a escribir esto, es porque ella puede ser destruida o sutilmente afectada. Según estos pasajes la unidad se logra con virtudes que vienen dadas por el Espíritu Santo y que todo creyente debe procurar, cultivar y poner en práctica:

Humildad: vivir con la conciencia clara de quienes somos delante del Señor. No tener un alto concepto de sí misma. Piensa por un momento ¿Dónde estaríamos sino fuera por Su gracia? Los ciudadanos del reino son los pobres en espíritu. Cuando seamos tratadas con injusticia recordemos siempre esto. (Mateo 5:3)

La mansedumbre: no es sinónimo de timidez ni de debilidad. Una persona mansa es aquella que no pierde el control ante circunstancias difíciles, sino que es una persona que sabe controlarse al momento del problema o al momento de enfrentar o confrontar a aquel que lo ha agraviado. (Mateo 11:29)

La paciencia: es tolerar cuando nos hacen daño sin querer vengarnos. No debemos pagar mal por mal y en cuanto dependa de ti y de mi debemos estar en paz con los demás. (Romanos 12:17-18)

Efesios 4:7-12

No estamos solas en esto que se nos ha encomendado pues es Dios que nos ayuda a guardar la unidad del Espíritu dándonos sus dones y talentos para lograrla aun en la diversidad. Paradójicamente en la diversidad hay unidad, porque como en el cuerpo humano, cada miembro se necesita, no puede estar solo, hay una armonía que se da para funcionar bien.

0000010.jpg

Mis dones benefician a mi otro hermano en la fe y me fueron dados de manera soberana por Dios. Por eso no debemos envidiar el don de otro ni mucho menos ver el de otro menor (1 Co. 7:7). Y lo más increíble en destacar aquí es que Cristo fue que conquisto esos dones para la Iglesia. Fue Cristo que venció en la Cruz sobre Satanás y todos los que éramos cautivos del enemigo de nuestras almas, fuimos liberados por Cristo y ahora somos cautivos de Él. Y todo el botín nos fue dado para la gloria de Su nombre y hacer Su obra. Y para poder hacerlo nos fue regalado los pastores, maestros, evangelistas para que seamos enseñadas y guiadas.

Efesios 4:13-16

Hermanas, el fin de todo esto es que lleguemos a la estatura de Cristo,  aun varón perfecto. Debemos crecer en nuestra relación con Cristo porque esto beneficia a los demás no solo a mí. Por eso debemos procurar el estudio serio de la Biblia y exponernos a nuestros maestros para tener una doctrina sólida y no ser movidas o zarandeadas en medio de la tormenta de este sistema de maldad o de falsas doctrinas.

Debemos procurar crecer en la verdad. Recuerda que el error doctrinal divide. Ahora bien, el amor es el hermano de la verdad. Hoy está de moda querer saber mucho y defender lo que creemos, pero sin amor. Esto no procede pues la misericordia y la compasión se verán ausente en nuestro vivir y no seremos efectivas en mostrar a Cristo.

En Conclusión, fomentar la unidad parece difícil en un mundo que estimula a la división. Pero Cristo nos manda a estar unidas con otros para que al recibir de Él lo que necesitamos, podamos darlo a otros.

En próximas entregas estaremos hablando de los demás versículos de Efesios capítulos 4 y 5. Mientras tanto te invito a orar para que Dios nos ayude a vivir como cristianos en este mundo. Que nos ayude a relacionarnos con nuestros hermanos en la fe, en la iglesia. Que seamos cautivadas por el amor de Cristo, para poder amar a los demás dando y poniendo al servicio de los demás nuestros dones.

Escrito por

Hija de Dios solo por Su gracia, esposa de Hanks Valdiviezo y madre de Valeria. Mi mayor anhelo es Seguir los pasos de Jesus para alcanzar vivir bajo el modelo que El ha diseñado para mi como mujer. Mi pasión hablar y predicar de Cristo, su amor, su obra, sus promesas a las mujeres, jovenes y los no creyentes.

2 comentarios sobre “Nuestro Andar en Cristo (1ra parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s