15 mensajes del futuro para ti

Imagínate que te mudas en un nuevo vecindario y sales a caminar para conocer el área, te das cuenta que no hay nadie en las calles y de repente una nave espacial se estaciona en la acera… Te acercas para ver de qué se trata y aparece una señora de más de 50 años con 15 mensajes del futuro para ti.

Ella ha vivido muchos años más que tú y sabe cómo lucirán los próximos que te tocarán vivir, de manera que ella ha regresado para pasarte las enseñanzas que necesitas para sobrevivir.

¡Suena emocionante! ¿no? Creo que estarías ansiosa por saber cuáles son las cosas que necesitas saber para evitar las tragedias del futuro.

Y qué si te digo que estás perdiéndote de una experiencia como esta por estar solamente enfocada sólo en desarrollar relaciones con chicas de tu misma edad. El mundo promueve un rechazo hacia las personas mayores, existe una desconexión entre las generaciones porque es casi imposible encontrar intereses en común.

Pero quiero decirte que si eres una joven que ama a Dios entonces tienes mucho en común con una mujer mayor que ama a Dios.

¡No hay aburrimiento alguno cuando dos personas comparten la misma pasión!

Y esta no es una idea alocada y nueva, es justamente el tipo de relaciones que Dios nos anima a cultivar en Su Palabra, mira tu misma en Tito 2:3-5:

Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

Hoy quiero compartirte 15 mensajes de una mujer del futuro que ha vivido bien, cuyos años han servido para la gloria de Dios. Se trata de Nancy DeMoss Wolgemuth quien hizo un recuento de sus mayores aprendizajes de su vida cristiana,en la serie titulada 15 cosas que he aprendido en 50 años. Cada una de estas enseñanzas son un tesoro que debes guardar en tu corazón.

#1 Puedes confiar en Dios.

Mientras caminas por la vida te encontrarás con personas que te decepcionarán, te engañarán y te llevarán al borde del precipicio para que te lances a un abismo de incredulidad. Que ninguno de ellos te roben la seguridad de que aunque el hombre falle, Dios siempre puede ser confiado.

Cuando todo lo demás en torno a mi alma se desploma, Él entonces es toda mi esperanza y mi soporte. En Dios puedo confiar.

#2 Nada ni nadie más que Jesús puede satisfacer las necesidades y anhelos más profundos de nuestros corazones.

Te darás cuenta que los medios de comunicación, el consumismo querrán hacerte creer que necesitas cosas materiales para ser feliz. Siempre te forzarán a alcanzar algo nuevo y te harán creer que ahí estará toda tu satisfacción. ¡Es una trampa!

Solo cuando comprendemos lo que tenemos en Jesús es que dejamos de pasarnos la vida en una búsqueda excesiva y descuidada de cosas y personas que nunca nos podrán satisfacer.

#3 El mundo entero se ve diferente cuando lo miras a través de los ojos de la alabanza.

¡Ten mucho cuidado! El mundo te estará ofreciendo gafas que pueden teñir tu visión de la vida con mucho dolor, ¡recházalas! Las únicas que te permitirán ver el panorama correcto son las gafas de la alabanza a Dios. Identifícalas bien, son las que te mueven a tener un corazón agradecido.

Me he visto crónicamente tentada a la murmuración, la queja, el temor, la duda, el desaliento. Estos son como pecados que me asedian en mi vida. Y es por eso que tengo que mantenerme regresando a la alabanza.

#4 Cualquier cosa que nos hace necesitarlo a Él es una bendición.

Cuídate de los engañadores que te dirán que el bienestar se obtiene cuando todo está bien y no hay problemas. Recuerda que los problemas no definen tu bienestar, Dios es soberano y cualquiera que sea su voluntad para ti siempre será buena, agradable y perfecta.

Los sufrimientos nos despojan de lo pasajero y enfocan nuestros corazones y los colocan en lo eterno. Él desarraiga nuestros corazones de este mundo y los une al cielo y a la eternidad.

#5 Su gracia es suficiente.

Es probable que te encuentres en situaciones en las que te darás cuenta que no puedes continuar en tus propias fuerzas, ¡No te desanimes! Son oportunidades para que aprendas que la gracia de Dios es suficiente para cualquier tarea que Él te ponga por delante. ¡No te mires a ti misma, mira a Cristo!

Somos totalmente dependientes de la gracia salvadora de Cristo, de la gracia santificadora de Dios, de la gracia fortalecedora de Dios, de la gracia de Dios que satisface, y de la gracia de Dios que nos capacita para servirle a Él y a los demás.

#6 Necesitamos Su Palabra más de lo que necesitamos la comida física.

La mayor necesidad que tienes es la de tu alma, aunque tu cuerpo te pida a gritos que lo satisfagas, ponlo en modo “silenciador” y aliméntate con la única comida que realmente sacia: la Palabra de Dios. Sólo ella te limpiará,

No podemos vivir sin la Palabra de Dios.

#7 Nos necesitamos los unos a los otros.

A pesar de que la sociedad te empuja a vivir de manera aislada, la vida cristiana no tiene sentido si estás sola en una cueva. Necesitas relaciones que sean intrusivas y estén pendientes del cuidado de tu alma.

Hay un gran peligro en vivir en aislamiento.

#8 El Evangelio verdaderamente es Buenas Nuevas.

A lo largo de tu vida vas a escuchar muy malas noticias, ni tu ni nadie puede hacer el bien, de manera que parecerá que todo está perdido; pero hay uno que cambió todas las cosas. Su nombre es Cristo y Él es la buena noticia, recuérdalo todos los días.

Necesitamos ser recordadas cada día de la gracia de Dios, de Su perdón, de Su poder para transformar nuestras vidas, de Su promesa de vida eterna, de que Él es un Dios que redime y que está haciendo nuevas todas las cosas, que es un Dios que guarda Su pacto y todo esto es un recordatorio de que la vida cristiana es imposible de vivir.

#9 La muerte trae vida.

Verás que nadie quiere morir, ni tú misma querrás. Pero todo cambiará de color cuando entiendas que sólo la muerte de Cristo pudo traerte vida. Ahora vives para Él y la muerte no sólo será un acto físico si no un estilo de vida. ¡Querrás darte una y otra vez en beneficio de otros!

Mientras estemos dispuestas a rendir nuestras vidas y a morir por otros, ellos a su vez podrán experimentar la vida de Cristo.

#10 Nunca, nunca te equivocarás en el camino de la humildad.

Aunque todos tomen el camino del orgullo, ten cuidado porque sólo te llevará lejos de Dios. Escoge la humildad, cede el derecho y corre a la cruz.

Lo opuesto de la humildad es el orgullo que nos impide tener una comunión genuina con Dios.

#11 La mayor libertad se halla en la esclavitud a Cristo.

La libertad que este mundo tiene cadenas invisibles que te atan cuando no te das cuenta, sin embargo cuando decides rendir tu vida a Cristo y te haces Su esclavo experimentas la verdadera libertad. ¡No hay ningún amo como Él!

Todos somos esclavos. La pregunta es: ¿de qué? o ¿de quién?

#12 Somos bendecidas para ser de bendición.

El mundo te presionará para que acumules bienes, riquezas y te sientas dueña de tus talentos y tu tiempo, pero esa manera de vivir es sólo una calle sin salida. ¡Huye de allí! Eres un canal de bendición, un vaso que es llenado para servir a otros.

Somos bendecidas para ser un canal de bendición para otros

#13 No puedes dar más que Dios.

Por más que des de tus recursos y de ti misma nunca podrás ser mas generosa que Dios. No hay comparación alguna con el inmenso regalo que Dios nos dio en la cruz.

“A la luz de lo que Jesús hizo por mí para traerme aquí a la eternidad, cómo me gustaría haberle dado más”.

#14 El tiempo es corto, la eternidad es larga y Jesús viene.

Aunque sientas que tu adolescencia pasa muy lento, la realidad es que comparado con la eternidad el tiempo es muy corto. No permitas que nadie te entretenga atrayendo toda tu atención a las cosas de este mundo. Fija tus ojos en lo eterno.

¿Valdría la pena morir por aquello por lo que estoy viviendo?” ¿Tiene valor eterno?

#15 No se trata de mí. Todo se trata de Él.

Aunque en el fondo tú quieres ser el centro de tu mundo, quiero citarte las palabras de Nancy:

“No se trata de nosotras. No se trata de nuestra conveniencia. No se trata de nuestra comodidad y   no se trata de mi felicidad. No se trata de mi éxito, no se trata de mi reputación. Todo, todo, todo es para Su gloria.”

Romanos 11:36: “Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amén”.

¿Llegaste hasta el final? ¡Te felicito! Es nuestro anhelo que seas parte de una generación de jóvenes que han decidido vivir contra-culturalmente, te animo a que cultives estas semillas de verdad en tu corazón y que no pierdas tiempo en buscar a esa mujer del futuro (mentora) en tu vida.

¿Cuál es tu favorita? ¿Qué tal si le preguntas a una mujer madura en la fe cuáles cosas ha aprendido con los años y en su caminar de fe? Compártenos lo que aprendas en la sección de comentarios.

Escrito por: Betsy Torres de Gomez

Publicado en: Joven Verdadera Blog 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s