¡Si te hace feliz, hazlo!

Esta es una frase que hemos estado escuchando durante mucho tiempo. De hecho muchas de nosotras en algún momento la hemos dicho ya sea a una amiga, a un hermano, a cualquier persona o a nosotras mismas. Pero esto es algo que no debemos tomarlo a la ligera.

Esta frase nos hace pensar que todo lo que nos hace felices podemos hacerlo. La palabra Felicidad significa: Estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno. Una pregunta surge de esto: ¿Qué cosas nos hacen feliz, o nos hacen sentir plenamente satisfecha?

Partiendo de esta pregunta, pensemos un poco sobre esto.

¡Si te hace bien, hazlo! Esta es una frase humanista (Humanismo: doctrina donde el hombre es la medida de todas las cosas y se opone a la verdad de que Dios es el centro de la vida) que ha tomado forma en diferentes lugares, de acuerdo con diferentes tendencias. El campo filosófico griego conocido como los epicúreos, aboga que este placer ¨Felicidad¨, es el más alto bien de la vida. Esta escuela buscaba tanto la tranquilidad como la ausencia de dolor físico.

Mucho de los que históricamente apoyaron la filosofía Epicúrea adoptaron un estilo de vida hedonista (Hedonismo: placer) es una doctrina filosófica que coloca el placer como el bien supremo de la vida humana. Los hedonistas se alejaron de un estilo de vida sobrio y ético y adoptaron los instintos naturales y apetitos que parecen prometer felicidad. Básicamente, el credo hedonista es esto: Si te hace bien, hazlo.

Frecuentemente, en nuestro entorno, y en las redes sociales nos encontramos con comentarios y frases como estas:

  • ¨Nunca dejes pasar una oportunidad que te haga feliz a ti, solo porque a los demás no les guste¨
  • ¨Cuando algo te hace muy feliz y a la vez te da un poco de miedo es que es exactamente lo que necesitas¨
  • ¨Si tienes que tomar decisiones importantes; toma la que te haga feliz y no la que te haga estar cómodo¨
  • ¨Si te hace feliz, aumenta la dosis¨

Hay dos cualidades que esta doctrina filosófica intentan mostrarlas como buenas a nuestros ojos, y como un estilo de vida que podemos adoptar. Sin embargo, lo que realmente debemos evaluar es si son bíblicamente correctas:

#Citylife (74).jpg

  1. ¨Deseo y Placer¨ 

Nuestros deseos y anhelos deben ir encaminados a la palabra de Dios. Él nos dio la gratificación de gozarnos en Él y en Su perfecta voluntad. Considerando que no siempre lo que es placentero a nuestros ojos está dentro de los anhelos de Dios para nosotras. La Biblia nos enseña que nuestro corazón es engañoso y perverso (Jer. 17:9) ¿Crees tú que puede el desear algo bueno? Como pecadoras nuestro corazón va a desear engaño y perversidad. La buena noticia es que el Señor nos ha dado salvación y ahora el Espíritu Santo nos guía a desearlo a Él, a desear profundamente a Dios y Su palabra, a desear lo Eterno.

Aun el mismo Salomón se dio cuenta que podía tener todo lo que deseaba, podía satisfacer todos sus deseos, gozar de todo su trabajo, pero al final todo era vanidad.

 Y de todo cuanto mis ojos deseaban, nada les negué, ni privé a mi corazón de ningún placer, porque mi corazón gozaba de todo mi trabajo, y ésta fue la recompensa de toda mi labor.  Consideré luego todas las obras que mis manos habían hecho y el trabajo en que me había empeñado, y he aquí, todo era vanidad y correr tras el viento, y sin provecho bajo el sol. (Eclesiastés 2:10-11)

  1. ¨Felicidad¨

Las cosas que nos hacen felices revelan que hay dentro de nuestro corazón. Si nuestra felicidad depende de obtener algo o de la situación en la que me encuentre entonces lo que buscamos es una ¨felicidad¨ pasajera y eso revela los ídolos que hay en nuestro corazón.

Porque somos pecadoras, no hay nada bueno que podamos hacer que nos haga o nos traiga felicidad. Solo Cristo puede darlo. La felicidad y el gozo eterno que Él nos da radica en que Él nos dio Salvación y nos ama profundamente. aun si el Señor no dos diera nada más, el hecho de que murió por nosotras en la cruz es suficiente y es motivo de gozo eterno. (Habacuc 3:17-18)

Esta es una Felicidad que no depende del estado ánimo, de la situación en la que nos encontremos, de nuestros deseos, de lo que hagan los demás o de lo que podamos hacer nosotras mismas. Es una felicidad y un gozo que nunca deja de existir.

Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación (1 Pedro 1:8-9).

Finalmente, no te dejes llevar por frases de corrientes mundanas, lee las escrituras, memorizalas y vive conforme a ellas. NO es cierto que si te hace feliz debes hacerlo, como cristiana estas llamada a vivir en este mundo conforme a los mandamientos de Dios y en muchas ocasiones estos no traerán “felicidad” a tu vida, pues vivir bajo los preceptos de Dios, es vivir contra la corriente, es vivir contra cultura, es estar en desacuerdo con todo aquello que es bíblicamente incorrecto pero que todos los que te rodean se complacen en hacerlo y eso, a veces duele, pero trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante.

Escrito por

Sierva de Cristo. Esposa de Jose Chanel Leonardo. Miembro activo de la Iglesia del Nazareno Visión Celestial, maestra de niños y líder juvenil. Sirvo en el Atelier como Escritora. Psicóloga Educativa de profesión y laboro en Compassion International. ​​​

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s