El Propósito del Matrimonio

En la generación que nos ha tocado vivir el matrimonio es cada día menos valorado y cuidado y peor aún, están queriendo redefinirlo y establecerlo de manera contraria a lo que enseña la Palabra de Dios.

Lamentablemente, aún en las iglesias las personas se están casando por las razones equivocadas, lo cual hace que cuando no se cumplen sus expectativas su primera reacción es querer abandonar el pacto que hicieron ante Dios. Por esta razón es importante que tengamos bien claro cuál es el propósito de Dios con el matrimonio.

  1. El matrimonio no se trata simplemente de “ser feliz”

Hacer al cónyuge el sujeto de nuestra felicidad en un error gravísimo, pues estamos descansando nuestro gozo en un ser imperfecto que en ocasiones nos va a fallar y no llenará nuestras expectativas, pero además cuando esto ocurre puede reflejar cómo anda nuestro corazón pues pudiéramos estar poniendo a nuestra pareja en el lugar que corresponde a Dios. Sólo Dios puede satisfacer plenamente nuestra alma y sólo de Él viene nuestro verdadero gozo y paz que van mucho más allá de las circunstancias.

Tampoco quisiera asustarlas diciendo que el matrimonio es un camino de amargura, Proverbios 18:22 dice que “el que halla esposa, halla el bien”  y en libros como Cantar de los Cantares podemos ver cómo la relación de pareja es descrita de manera deleitosa. Dos personas comprometidas con el Señor pueden lograr tener un buen matrimonio lleno de gozo y deleite, pero cuando vamos al matrimonio entendiendo que sólo tendremos deleite, estamos equivocadas. Vamos al matrimonio para seguir obedeciendo a Dios de maneras que no hubiéramos podido si no estuviéramos casadas.

Nuestro compromiso es en primer lugar con Él y luego con nuestro cónyuge, por eso cuando nuestra pareja falle sabremos que nos debemos en primer lugar a Dios y que es a Él a quien debemos procurar agradar por sobre todas las cosas, pues es ante Él que tendremos que dar cuentas.

  1. Con el matrimonio Dios proveyó compañía para el hombre. (Gn. 2:18)

Adán se encontraba en el Jardín del Edén, haciendo su trabajo de nombrar y “emparejar” a los animales, sin embargo se encontraba sólo, sin pareja y es cuando Dios crea una mujer para él, a Eva, quien vino a solucionar su problema de soledad y además se convirtió en su ayuda idónea.

Con el matrimonio Dios nos provee a una persona (del sexo opuesto, cabe resaltar) junto a la cual podemos caminar hacia sus propósitos y sernos de compañía el uno al otro tanto en momentos de gozo como en momentos de tristeza, en escasez y en abundancia, en salud y en enfermedad.

  1. El matrimonio sirve para santificarnos y ayudarnos a crecer espiritualmente.

Todas nuestras relaciones interpersonales sirven para santificarnos porque es con nuestro prójimo con quien ponemos en práctica los principios de la Palabra de Dios, sin embargo, no hay relación humana más cercana que la que existe entre una pareja de esposos quienes logran conocerse a fondo sin superficialidad, conocen sus virtudes y debilidades lo cual es una herramienta extraordinaria que Dios usa para moldear nuestro carácter.

En el matrimonio tenemos muchas más oportunidades de practicar el amor, el perdón, la misericordia, el servicio, la humildad y es en primer lugar aquí en donde podemos medir si estamos mostrando el Fruto del Espíritu en nuestro diario vivir.

#Citylife (21).jpg

  1. El matrimonio es la única institución que modela la relación de Cristo y Su Iglesia

Esta es una encomienda hermosa y retadora. En Efesios 5: 21-33 podemos ver la descripción de la relación entre el esposo y la esposa que hace el Apóstol Pablo a la iglesia de Éfeso y podemos ver cómo para el hombre el modelo de amor es Cristo y para la mujer el modelo de sujeción es la Iglesia.

Cuando ambos cónyuges entienden y practican esto, son un reflejo para el mundo de la relación de Cristo y Su Iglesia. ¡Qué encomienda más maravillosa! Pero a la vez esto significa que seremos un blanco de ataque, si el mundo odia a Cristo también nos odiará a nosotros, pero lo importante es que podemos confiar en que Aquel que ha vencido al mundo está de nuestro lado para ayudarnos y guiarnos en nuestros roles.

El matrimonio fue creado por Dios y estoy totalmente convencida de que dos personas (totalmente imperfectas) que están mutuamente comprometidas y que disponen agradarle a Él y vivir bajo los principios de Su Palabra contarán con Su dirección, cuidado y bendición. Se trata de Su obra, Su diseño, Su gloria.

 

 

Escrito por

Sierva de Cristo, por la gracia de Dios y esposa de Julián Musa. Amante de la Palabra de Dios y de adorarle a través del canto. Licenciada en Administración de Empresas de profesión y colaboradora en el ministerio de Compassion International en República Dominicana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.