Orando para agradar a Dios con todo lo que hacemos

En 1 Tesalonicenses 2:4 el apóstol Pablo nos dice: Sino que así como hemos sido aprobados por Dios para que se nos confiara el evangelio, así hablamos, no como agradando a los hombres, sino a Dios que examina nuestros corazones.

Pablo había decidido agradar a Dios por encima de los hombres en su manera de hablar y de vivir. Hoy en día hemos estado viendo una cultura de tolerancia que crece día a día, lo que antes se llamaba malo ahora se le está llamando “diferencia”, y lo que antes era rechazado ahora es admitido y hasta se pide que se respete.

Pero como hijas de Dios es nuestra responsabilidad llamarle malo a lo que Dios le ha llamado malo y bueno a lo que le ha llamado bueno. Habrá más de una ocasión en nuestras vidas en la que tengamos que escoger entre agradar a las personas o señalarles aquello que hacen mal para que se arrepientan. No podemos agradar a Dios y a los hombres porque en algún momento la presión nos llevará a quedarle mal a alguno de los dos, y quedarle mal a Dios jamás debe ser una opción para nosotras. Pidámosle a Dios que nos ayude a agradarle a Él por encima de todo y en todo momento.

#Citylife (11).jpg

Escrito por

Sierva de Cristo. Esposa de Jose Chanel Leonardo. Miembro activo de la Iglesia del Nazareno Visión Celestial, maestra de niños y líder juvenil. Sirvo en el Atelier como Escritora. Psicóloga Educativa de profesión y laboro en Compassion International. ​​​

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s