¿Puedo tener un novio no Cristiano?

Muchas chicas entienden perfectamente que no pueden casarse con un no creyente, pero en el momento de pensar en un novio a muchas no les importa si no es cristiano, pues consideran que es una simple relación de noviazgo, que no es para casarse; es solo para pasar el tiempo, aún están muy jóvenes para pensar en matrimonio; les parece divertido coquetear; es por moda; presión de grupo; o no quieren estar solas.

La Biblia nos enseña que no debemos unirnos con no creyentes:

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; ¿Por qué que compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 2 Corintios 6:14

Quizás estés en lo cierto cuando piensas que es una simple relación de noviazgo y que no piensas casarte con este chico, pero la verdad de todo esto es que el noviazgo es una relación previa al Matrimonio, esta es una etapa muy importante que va justo antes de asumir este compromiso irrompible, es un tiempo para orar juntos, para prepararse, para crecer, para sanar heridas, y si aún no estas lista para asumir el compromiso que conlleva el Matrimonio, pues entonces no debes involucrarte en una relación de noviazgo.

Cuando estableces un vínculo con un chico por más simple que parezca su relación, haces una inversión de tiempo, emociones y sentimientos, y es muy probable que llegues a un punto donde te sorprendas a ti misma pensando en tomar decisiones que nunca creíste posible.

Cuando Dios dice en Su palabra que no nos unamos con los incrédulos, no es porque Él quiere evitarnos el disfrute de una relación de noviazgo, es todo lo contrario, El desea proteger nuestro corazón, desea proteger tu corazón, Su anhelo más profundo es cuidarte de relaciones que te dañen o te conduzcan a pecar.

Todas nuestras relaciones deben apuntar a Cristo, tu relación de noviazgo debe reflejar pureza y santidad.

Lo que Dios quiere es que ustedes lleven una vida santa, que nadie cometa inmoralidades sexuales  y que cada uno sepa dominar su propio cuerpo en forma santa y respetuosa, no con pasión y malos deseos como las gentes que no conocen a Dios. 1 Tesalonicenses 4:3-5 (DHH)

¿Entiendes este pasaje mi querida hermana? Los no creyentes ignoran por completo la verdad, pues andan alejados de Cristo, la vida moral del incrédulo esta distorsionada, sus pensamientos son inadecuados, no tienen dominio propio, no andan en Santidad. Y si tu caso es igual a las que dicen: “el prometió respetarme”, tengo para decirte que llegara un momento en el que fallara a su promesa, los impíos tienen insensibilidad moral, viven una vida de pecado y tu terminaras siendo convencida.

El plan de Dios no es solo que te limites a unirte en yugo desigual con incrédulos, Él desea que te cases con un hombre piadoso, un hombre que le ame a Él por sobre todas las cosas, que abrace el rol que le corresponde como hombre, que sea un guía espiritual para ti, protector y proveedor.

Si haces una buena elección en tu relación de noviazgo, esperando en El Señor, sin desesperación, orando no por un novio, sino por tu futuro esposo, te aseguro que tendrás un futuro de paz y de gozo y la oportunidad de glorificar a Dios con tu vida a través de una relación que ha venido de Él.

Esperar en Dios puede parecer difícil, pero te puedo asegurar que el resultado es inigualable y tiene sus recompensas, esperar en El te evitara sufrimientos, te evitara el desagrado de estar con muchos chicos y te permitirá disfrutar de las mejores bendiciones que Dios tiene para ti.

Mi querida hermana si actualmente te encuentras en una relación de noviazgo con un chico no cristiano: ¡CORRE! ¡HUYE! No esperes a que sea demasiado tarde, no insista en la idea de que el cambiara, que continuaras predicándole para que él se convierta, o que es solo una relación de noviazgo pasajera o momentánea. Procura esperar en Dios por un chico que este calificado para ser tu esposo, un hombre con un corazón piadoso, que ame la ley de Dios.

Y si aún no tienes novio pero estas considerando sostener una relación con un joven inconverso: ¡CORRE! ¡HUYE! Ni siquiera te des la oportunidad de seguir escuchándolo, aléjate y ve ante Dios en oración, encuentra sabiduría en Su palabra. No vale la pena que cambies las bendiciones de Dios por el disfrute pasajero de una relación que te podría conducir a un futuro de sufrimiento.

Dios quiere lo mejor para ti y tiene lo mejor para ti!

Escrito por

Hija de Dios por gracia. Esposa de Josaphat Moreno. Colabora en El Atelier como escritora y editora de contenido. Ama trabajar con adolescentes y jóvenes, compartiendo el mensaje de la verdadera feminidad, belleza e identidad en Cristo. ​​​​​​​

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s